Saltar para: Post [1], Comentários [2], Pesquisa e Arquivos [3]

Delito de Opinião

Leituras

Pedro Correia, 26.05.24

MVL.webp

 

«La literatura sólo apacigua momentáneamente esa insatisfacción vital, pero, en ese milagroso intervalo, en esa suspensión provisional de la vida en que nos sume la ilusión literaria (...), somos otros. Más intensos, más ricos, más complejos, más felices, más lúcidos que en la constreñida rutina de nuestra vida real. Cuando, cerrado el libro, abandonada la ficción literaria, regresamos a aquélla y la cotejamos con el esplendoroso territorio que acabamos de dejar, qué decepción nos espera. Es decir, esta tremenda evidencia: que la vida soñada de la novela es mejor - más bella y más diversa, más comprensible e perfecta - que aquella que vivimos cuando estamos despiertos, una vida doblegada por las limitaciones y la servidumbre da nuestra condición. (...) La literatura nos permite vivir en un mundo cuyas leyes transgreden las leyes inflexibles por las que transcurre nuestra vida real, emancipados del cárcel del espacio y del tiempo, en la impunidad para el exceso y dueños de una soberanía que no conoce límites. Cómo no quedaríamos defraudados, luego de leer La guerra y la pazEn busca del tiempo perdido, al volver a este mundo de pequeñeces sin cuento, de fronteras y prohibiciones que nos acechan por doquier y que, a cada paso, corrompen nuestras ilusiones?»

Mario Vargas Llosa, La Verdad de las Mentiras, p. 394

Ed. Alfaguara, Madrid, 2003 (4.ª ed)

2 comentários

Comentar post